Promociones especiales

No hay promociones especiales en este momento.

Fabricantes

PrestaShop

Guía de iniciación al BDSM

Publicado el : 13/02/2018 11:54:08
Categorías : Guías sexuales Rss feed

Guía de iniciación al BDSM

Guía de iniciación al BDSM

Ya tenemos aquí una nueva entrega de la saga 50 Sombras de Grey. Se trata del film 50 Sombras Liberadas y promete resolver la historia entre Christian Grey y Anastassia. Esto ha hecho que la gente se interese por el BDSM, pero sabemos exactamente

¿Qué es el BDSM?

El tremendo éxito de ventas de las novelas y de taquilla de las películas del atractivo Christian Grey ha creado un falso estereotipo del que, para la inmensa mayoría de la gente, es el oscuro y sórdido  mundo del BDSM. Un submundo tan oscuro que muchos seguramente se echarán las manos a la cabeza maldiciendo a cualquiera que averigüen que es practicante o aficionado a él. Con esta guía no pretendo convertir al lector en una réplica del Marqués de Sade, tan solo pretendo que aprenda los conocimientos básicos sobre esta disciplina erótica, para que dominen este arte en cualquier habitación del placer.

 Para la mayoría de la gente, el universo del BDSM sigue siendo un tabú. Da igual de que disciplina de las que engloba hablemos. Bondage, disciplina, dominación, sumisión, masoquismo... todas están mal vistas y son incluso temidas. Casi todos piensan que esto se trata de apalear o ser apaleado, de torturas que ríase del Doctor Menguele o de ser esclavizados por toda una noche y sufrir azotes hasta arrancar la piel a tiras. Solo para algunas personas practicantes del SADO, el dolor forma parte del placer. La gran mayoría piensa todo lo contrario. Existen mil formas distintas de disfrutar del BDSM sin sufrimiento y disfrutando de lo lindo. Aquí no se trata de sufrir, aunque para algunos pocos sea así.

Al castigar a un amante sumiso que ha sido rebelde no hace falta maltratarlo, el castigo podría ser acatar las órdenes sin rechistar, como imponerle que se ponga un disfraz de muñeca pepona o atarle al cabezal o las patas de la cama, con los ojos vendados y practicarle la mejor sesión de sexo oral o la masturbación de su vida. No suena a maltrato, ¿no? Basta con darle algo de picante y morbo. Vende a su esclav@, átele, inmovilícele o  prohíbale terminantemente que le toque o de lo contrario se verá usted obligado a darle su merecido. El que avisa no es traidor. El arte del spanking es verdaderamente delicioso.

@Bonniemilf y Sex Toy Orgasm

Veamos el significado de las siglas BDSM.

La B significa Bondage

Este término inglés significa atar. Toda práctica erótica relacionada con el bondage se basa en roles de poder asimétricos, como el de am@-esclav@, jef@-emplead@, maestr@-alumn@, policí@-detenid@ o dueñ@-mascota. Aunque la historia podría llegar a que uno haga de perrit@ que come de un plato mientras el am@ le tiene atad@ con una correa. Hemos de tener en cuenta que debemos poseer la cuerda necesaria, cuanta más mejor. Si no disponemos de cuerda, valen alternativas como cables eléctricos, corbatas, cinta americana, cordones, medias, bufandas o fulares. Todos estos objetos tienen un único objetivo: inmovilizar las extremidades del sumis@.

Hemos de tener en cuenta que debemos mantener el cuello siempre libre de artefactos. Nunca debemos simular ahorcamientos o locuras afines. El fascinante mundo del bondage os permitirá sumergiros en el también excitante mundo de los disfraces, algo que siempre aporta diversión.

La D significa Disciplina y Dominación 

La Dominación: Es la práctica erótica en la cual una persona adopta un rol dominante (Señor, dómina/dominatrix) y actúa a su antojo imponiendo sus apetencias. No nos confundamos, la dominación está sujeta al constante consenso y los límites establecidos por el dominado. El BDSM rehuye de cualquier práctica de dominación sin el consentimiento del dominado o sumiso. Hemos de tener en cuenta que la dominación solo vale dentro de las paredes de una habitación compartida y dedicada al desenfreno sexual, no se extienda fuera de ella.

La Disciplina: Se trata de prácticas relacionadas con las normas de la relación entre Amo y sumisa (o Ama y sumiso o Amo y sumiso o Ama y sumisa) y los castigos varios a lo que el primero somete al subyugado dependiendo de las faltas que haya cometido. Incluyendo el adiestramiento por parte del amo y los protocolos de comportamiento.

La S significa Sumisión y Sadismo

Sumisión: Es cuando una persona adopta un rol sumiso quedando bajo la voluntad del amo o la dominatrix. Se trata del rol complementario a la dominación.

Sadismo: Esta práctica hace referencia a aquellas prácticas eróticas en las que una persona obtiene placer al causar dolor, humillación o incomodidad a otros que lo aceptan libremente.

La M significa Masoquismo

Masoquismo: Se trata de todas aquellas prácticas sexuales, poco corrientes, en las cuales una persona obtiene placer al experimentar dolor, humillación o incomodidad, a manos de un verdugo o amo que le da caña. Siempre hablamos de prácticas voluntarias que, jamás, deben traspasar los límites establecidos por el sumiso.

La importancia de la Palabra de Seguridad

Cualquiera que se adentre en la práctica del BDSM necesita una palabra de seguridad para detener la acción si este la pronuncia. Cuando el sumiso dice “no, no, por favor, basta”,  el Amo hace oídos sordos, pues posiblemente en verdad está gozando y en realidad no quiere detenerlo. Sin embargo, si pronunciala palabra de suguridad la acción se detendrá al instante.

Algunas veces se utiliza una palabra específica, por ejemplo “piedad”, o un código de colores (verde, “todo bien”, amarillo “caliente caliente” y rojo “para que meno lo soporto”). 

Esta palabra de seguridad debe ser fácil de recordar y de pronunciar, cuando estás sufriendo no es el mejor momento para poner a prueba el ingenio y la agudeza mental. Pensemos que el sumiso tiene bastante con lo que está soportando. Con toda esa presión encima, estando maniatado, con restos de cera caliente sobre la piel, con las nalgas enrojecidas de la azotaina, puede que incluso con un pasamontañas de látex impidiéndole la visión y una bola de acero metida en la boca, no estará como para ponerse a hacer memoria.

No tengas miedo, el BDSM puede ser tan inofensivo como beber un buen vino. Porque una divertida sesión BDSM, con azotes en el culo, los látigos, los collares de perro, las cadenas y demás juguetes eróticos, puede acabar de la forma mas tierna posible, que es haciendo el amor de la forma más dulce que puedan  imaginar y con un sincero Te quiero.

Hasta aquí esta breve introducción al mundo del BDSM que espero haya sido de ayuda para los curiosos y animado a muchos a probarlo.

Como siempre, en nuestra sexshop online encontraréis la más amplia variedad de complementos para la prácitca del BDSM y lencería Fetish para adornar éstas prácticas.

Entradas relacionadas

Share

Añadir un comentario

 (con http://)

PayPal